04168862389
redaccion@wakanoticias.com

El sacro silencio del Autana ¡grita!
Y estremece al Parima Tapirapecó
Mientras, un yanomami la selva agita
En el vaivén de su paso poseedor
Pues tus zonas ama ¡Amazonas!

Tu hijo es el estruendoso Orinoco,
Sus sutiles fuentes emergen de ti,
Con cautela, fluye sigiloso
Cuando apenas comienza a salir
Pero al verte espléndida y solemne
Brillando en la esmeralda de tu verdor
Su vigor encumbra abruptamente,
La furia en sus aguas arreció.

Su rostro esconde tras el velo
El Pico de la Neblina
Real y ostentoso sombrero
Que de humedad perenne
En tus alturas urdió
Con cerviz puntiaguda irrumpiendo
El Portal Celeste del Supremo Autor.

En tu suelo febrido
Se erige rígido el Yapacana,
La Piedra de la Tortuga,
La Piedra del Cocuy y la Pintada
Que junto a Duida y Marahuaca
En sus petrificadas faldas
Guardan tus míticos secretos
Al preferirte como eternal morada.

Imitarlas quiere Puerto Ayacucho
Que ilustre, sobre la gran roca
Yace como el Gran Mariscal
Estuosa por el astro diurno
Aguerrida como Sucre es tu capital.

Fuerza pululan los raudales de Atures
¡Benditas tus aguas y cumbres!
Los ríos Atabapo y Ventuari
Discurren por tus Tepuyes
Y el Brazo Casiquiare
Al Orinoco y al río Amazonas une.

Tu polifónica selva
Juzga, pumpunea y vocifera,
El espíritu indígena ruge:
¡Amazonas intacta y extensa!
Hermana de Bolívar y Delta Amacuro
Escudo de Guayana y Venezuela.

Autora: Hildefonza Pacheco
Estudiante de Letras,
Universidad del Zulia.

Pin It