04168862389
redaccion@wakanoticias.com

Waka Mercado

Entre la crisis y desorden económico vivimos los venezolanos y en especial los amazonenses ya todo el mundo sabe que diariamente vivimos en hiperinflación, los precios aumentan, según el rubro, cada hora, día, 3 días, o semana, más de ahí es imposible mantener un precio, excepto el en las cuñas publicitarias que casi nadie compra ya.

El gobierno supuestamente "acordó" unos precios con unos empresarios pero esos precios si acaso se vieron en Puerto Ayacucho, una o dos semanas, presumo que fue lo que le quedaba de inventario a las fábricas, lógicamente NO podían producir a pérdida, nadie invierte o trabajo para perder por mucho que un gobierno quiera o pretender obligar, perdón "acordar".

En una economía destruida como la nuestra el proceso inflacionario acaba con todos. Productores, distribuidores y consumidores. No niego para nada que existen personas que en medio de todo esto quieren hacer su negocio del siglo y volverse millonarios en un día.

En Puerto Ayacucho el kg de pescado va entre 300 y 400 Bs según la especie, y eso ocurre en las narices de las autoridades. Quizás justificarán diciendo eso NO está regulado. Lo obstuso que se ponen NO los hace ceder o ceden cuando les conviene. En el Abasto Bicentenario de Plaza Venezuela de Caracas un KG de carne lo venden en 595 Bs, un abasto manejado por el gobierno. Si en Puerto Ayacucho el pescado vale casi que un kg de carne o de pollo, por qué las autoridades se niegan a permitir la venta de estos productos para que así los ciudadanos dejemos de andar languideciendo en los mercaditos municipales viendo las vitrinas llenas de patas de pollo, cuero de cochino, recorte de trastes o en el peor de los casos NADA. Eso de los precios acordados fue una "oferta engañosa".

El producto más caro es aquel que no se consigue. Queda en evidencia, con todo lo que hemos visto y por lo que usted paga actualmente por un producto, que los fulanos "precios acordados" fueron y son un fracaso.

Por Simeon Rojas.-

Pin It

Iniciar sesión