04168862389
redaccion@wakanoticias.com

Waka Mercado

Nicolás Maduro sustituyó al político latinoamericano más carismático del siglo XXI. Durante su gobierno se gestó la peor crisis económica de la historia reciente de Venezuela. Y a pesar de todo, sobrevive.

Con sus principales rivales fuera del tablero político, inhabilitados o presos, y con una parte de la oposición llamando a la abstención porque no confía en el proceso, Maduro se propone el domingo ser reelegido como presidente de Venezuela tras los cinco intensos años del primer mandato.

El apoyo del núcleo duro del chavismo, que lleva casi 20 años en el poder, podría ser suficiente para el triunfo a pesar del descontento y de las protestas que ha enfrentado.

Son al menos esos 4 o 5 millones de personas que se espera que voten por él para que resuelva los problemas de hiperinflación, escasez de alimentos y medicinas, inseguridad, corrupción…

Pero Maduro quiere incluso más: llegar a los 10 millones de votantes, algo que nunca alcanzó su maestro, Hugo Chávez.

¿Será posible? Y si sucede, ¿serán fiables los números de un Consejo Nacional Electoral al que la oposición acusa de actuar al dictado del Ejecutivo?

El presidente afirma que quiere iniciar el lunes una nueva etapa. Si gana, sería la consolidación del madurismo, que se gesta conforme el "hijo de Chávez", como se define él, se va separando de su padre político.

Si ocurre, será el cénit político de un conductor de autobús y sindicalista que en paralelo al desmoronamiento económico de Venezuela y al conflicto político y social ha mostrado astucia para su supervivencia como líder de la llamada revolución bolivariana.

Leer nota completa aquí

Pin It