04168862389
redaccion@wakanoticias.com

Waka Mercado

Comer lento es una de las recomendaciones de los especialistas en salud y nutrición para un mejor trabajo del tracto digestivo, y también para quienes deseen comer menos cantidades

Un estudio publicado en el diario científico Obesity señala que masticar lento, entre 30 y 50 veces cada bocado, es considerado esencial para gozar de beneficios en el tracto digestivo.

Y agrega que masticar más veces la comida puede resultar en más calorías quemadas al hacer la digestión: aproximadamente 10 calorías extra para una comida de 300 calorías, los autores del estudio aclaran que si bien la diferencia parece mínima, en el curso de un mes esto podría traducirse en 2000 calorías quemadas.

Por otro lado un estudio publicado The American Journal of Clinical Nutrition encontró una relación entre la velocidad al comer y el índice de masa corporal.

CANTIDADES Y PESO CORPORAL

La investigación concluyó que las personas con sobrepeso suelen masticar la comida más rápido que las personas delgadas, aunque coman lo mismo y los bocados sean del mismo tamaño.

Para ese trabajo los investigadores pidieron a los participantes que masticaran 40 veces cada bocado. Como resultado encontraron que tanto las personas delgadas como aquellas con sobrepreso comieron menos.

Eso se debe a que los niveles de hormonas relacionadas a la saciedad aumentan cuando las personas se toman más tiempo para masticar, explicaron los autores.

Masticar más, al enlentecer el ritmo con el que se come, puede ayudar a las personas a concentrarse en el acto de comer y darse cuenta mejor de cuándo están llenos, explica Meena Shah, profesora de nutrición en la Universidad Cristiana de Texas, en un estudio sobre los efectos de la velocidad al comer en el tamaño de las porciones.

La revista TIME también publicó un estudio sobre el tema que sugiere que indicaría que masticar adecuadamente la comida ayuda a mantener el peso corporal.

Dicha investigación controló un grupo de personas en el transcurso de 8 años y constató que aquellos que comían lento ganaron menos peso en el período en que se realizó el estudio, comparados con quienes masticaban menos la comida.

Juan Noguera

Pin It