0248-5210096
redaccion@wakanoticias.com

El sueño se está convirtiendo cada vez más en un factor determinante en la salud. Un estudio español mostraba que la falta de horas de sueño o el descanso de mala calidad podría ser una bomba de relojería para el corazón. 

 
El estudio demostraba, por primera vez, que las personas que duermen menos de seis horas por la noche pueden tener más posibilidades de sufrir un infarto o un ictus que las que descansan entre siete y ocho horas diarias. 
 
El sueño sería un factor de riesgo cardiovascular tan potente como la obesidad, el tabaquismo o la falta de ejercicio. 
 
De hecho, dormir mal es un sello de la enfermedad de Alzheimer. Las personas con la patología tienden a despertarse cansadas y sus noches se vuelven menos refrescantes a medida que empeoran la pérdida de memoria y otros síntomas.
 
Hace un mes un equipo de la de la Universidad de Washington (EE.UU.) vio que las personas mayores que tienen menos sueño profundo -que se necesita para consolidar los recuerdos y despertarse sintiéndote renovado- poseen niveles más altos de proteína cerebral tau. 
 
Tener tau elevado es un signo de la enfermedad de Alzheimer y se ha relacionado con daño cerebral y deterioro cognitivo. 
 
Hoy, este mismo grupo de investigadores publica en Science nuevos resultados sobre su trabajo y demuestran que la falta de sueño aumenta los niveles de esta proteína tau, clave en la enfermedad de Alzheimer. 
 
Fuente el universal

Liborio Guarulla

servinet.gif

RGregory.gif