0248-5210096

Por: Juan Carlos Mendoza

(Amazonas).- Considerada por muchos como una de las profesiones más hermosas y a la vez más peligrosas que existen en el mundo actualmente, comparada con otras de relevancia e importancia en el país, la labor del periodista y comunicador social, más allá de informar, es la de educar al colectivo de cualquier sociedad. En el caso de Venezuela y con más acentuación en el estado Amazonas, esta profesión de la cual anteriormente muchos la hacían por hobbie, hoy en día es una necesidad que sin duda alguna solo es realizada por valientes.

Lamentablemente la crisis que atraviesa el país, sobre todo en este 2020 por los casos alarmantes de coronavirus, además del control que en los últimos años ha ejercido el Estado sobre los medios de comunicación, donde lastimosamente ha arrasado con periódicos, emisoras de radio, canales televisivos y portales web informativos, la comunicación en Venezuela se encuentra en el ojo del huracán, profesión que se ha convertido en blanco de muchas críticas, donde se muestra un panorama muy aterrador para el derecho que tiene el pueblo venezolano a la información, siendo constantemente estigmatizado y atacado con campañas de acoso, amenazas de muerte, arrestos arbitrarios, entre otras razones en contra de los profesionales de la comunicación en nuestro país.

Para bien de muchas personas esta dura batalla por la información en la actualidad viene acompañada de nuevos retos que, entre la censura y la creación de nuevos medios alternativos, se vienen formando en la calle nuevos comunicadores sociales con sentido compromiso, quienes además con determinación y valentía presentan la verdad de las cosas, de forma más efectiva y oportuna, pudiendo destacar sin temor a equivocarme, que el periodismo ya no es una profesión de medios de comunicación, sino más bien que pasó a ser un oficio donde nos involucramos todos y cada uno de los ciudadanos.

En el caso de Amazonas la cosa es algo distinta y más allá de que la información se convierta en blanco de críticas y chismes de pasillo, los profesionales de la comunicación ejercen una loable labor de connotado sentimiento y espíritu de lucha para brindarle al pueblo amazonense los hechos de forma objetiva y oportuna, aun sabiendo que salir a la calle a buscar la noticia en algunos casos hasta se complica, motivada a la actual situación que se vive en el país y a los obstáculos que debe sortear el periodista o el reportero para poder conseguir de primera mano la información.

El periodismo, cuando es bien hecho, es garante de la libertad y este a su vez promueve la justicia y entiende a la sociedad. Es por estas y otras tantas razones, que hoy 27 de junio “Día del Periodista” quiero primeramente rendir un gran y sentido homenaje a esos hombres y mujeres batalladores que, con su aporte en esta constante lucha, han dejado un importante legado en el estado Amazonas. Es por ello que estas líneas están dedicadas a grandes periodistas y comunicadores sociales amigos, quienes han sido parte de este largo proceso por más de 15 años, los cuales llevo en este largo camino y que en algún momento de la vida nos hemos topado. Es así pues que esta fecha tan memorable está dedicada con mucho cariño a las periodistas Kellys Gudiño, Yency Dacosta, Osdaly Aponte, Nadhia Vallejo, Raiza Viera, Mariana Lugo, Carolina Azabache, Ninivet Durán, Maribel Martínez, Marialejandra Pirela, Migledys Díaz, María Zulueta, además de mi buen amigo Mickey Veliz, Reinaldo Mendoza, Armando Acosta, Simeón Rojas y otros tantos que se me escapan, al igual que otros amigos y excelentes personas que se están formando en esta difícil carrera, como lo son Kisme Evaristo, Manuel Ramírez, Magno Barros, Isis Moreno, Miguel Cariban, Yoselkis Morillo, José Torres hijo, al igual que a los estudiantes de la Universidad Bolivariana de Venezuela que se están formando en esta casa de estudio y a todos los que de una forma u otra realizan tan importante labor de informar al colectivo sobre los hechos y acontecimientos que diariamente ocurren en este maravilloso Estado.

Es así pues que desde este espacio quiero invitar a todos los que ejercen esta difícil profesión en el país y sobre todo en el estado Amazonas, a seguir adelante, a brindarle al colectivo las herramientas necesarias para poder comunicarse con información veraz y oportuna, el derecho a la información no es delito, delito es quedarse callado ante hechos que a diario ocurren en nuestro país. Vivimos en un mundo de constantes cambios y gracias al periodismo nos mantenemos informados de la cotidianidad de los acontecimientos, así que felicidades a todos los periodistas y comunicadores sociales por su dedicada labor de buscar, organizar y transmitir la noticia, disfruten con pasión y entrega este día, que Dios les bendiga, me despido con orgullo diciendo: ¡este es sin duda el oficio más hermoso del mundo!

Hablando Claro “Con la verdad por delante”

Puerto Ayacucho, estado Amazonas

Edición número 19, año 2