0248-5210096

Fuente: www.analitica.com

(Waka Noticias. Puerto Ayacucho, 23/06/2020).- El regreso a Venezuela de unos 24 mil migrantes que están en Colombia y buscan volver al país por las dificultades que viven por la pandemia del coronavirus puede demorar hasta seis meses por las restricciones impuestas por el Gobierno de Nicolás Maduro, según informó el director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinoza.

Por disposiciones de la gestión madurista, el tránsito de personas por los corredores humanitarios solo se puede realizar los días lunes, miércoles y viernes, en grupos que no superen los 300 por el puente Simón Bolívar, en Norte de Santander, y 100 por el puente José Antonio Páez, en Arauca.

En el caso de La Guajira, el paso de personas es esporádico pues por esta parte de la frontera no se ha establecido un corredor humanitario formal.

Respecto al número de migrantes que se encuentran represados en zona de frontera, el Director de Migración Colombia aclaró que son cerca de 800 los que permanecen en el Norte de Santander y 100 en Arauca, por lo que el tránsito de buses hacia estas regiones está restringido hasta que se logre evacuar buena parte de los mismos. Esto con el fin de evitar aglomeraciones que pongan en riesgo a los migrantes y las comunidades.

Asimismo, Espinoza pidió a los venezolanos que quieran regresar respetar los protocolos establecidos por las autoridades para evitar la propagación del coronavirus.

Explicó el funcionario que en los controles de las autoridades colombianas han sido detenidos 14 autobuses y seis automóviles particulares por transportar migrantes irregularmente. Incluso en uno de los buses fueron descubiertos siete venezolanos escondidos en el baño y en el camarote del vehículo.

A la fecha, han retornado de manera voluntaria a Venezuela más de 76.000 venezolanos de los más de 1,8 millones que viven en el vecino país.

Por otro lado, ya está en funcionamiento el campamento transitorio instalado por las autoridades colombianas para atender a los miles de venezolanos que esperan para ingresar al país.

Los grupos de retornados del campamento reciben su respectivo desayuno para luego abordar los autobuses que los trasladan desde el Centro de Atención Sanitaria Tienditas (CAST) hasta el puente Simón Bolívar para cruzar la frontera.

Este es un plan del Gobierno de Colombia, apoyado por las agencias de la ONU y por organismos internacionales, con el cual se busca que el retorno se haga de manera ordenada, sin aglomeraciones, para prevenir eventuales contagios de Covid-19.

De esta forma, quienes están en las calles de La Parada, un caserío en las afueras de Cúcuta, en el lado colombiano del puente Simón Bolívar, son trasladados al CAST para ser atendidos y organizados para que pasen la frontera por grupos, procedimiento que se realiza de manera constante con quienes van llegando a la zona.

“Es un sitio de estación transitorio que por 48 horas les da condiciones de sombra, de salud. No es una vivienda, pero es una zona segura y protegida para que las madres y las familias puedan estar en unas mejores condiciones y esperen, en el caso de estos 300 migrantes, la salida”, dijo Víctor Bautista, secretario de Fronteras y Cooperación Internacional de Norte de Santander.

El grupo de venezolanos en espera tienen acceso a baños, duchas y alimentos, así como a atención médica y psicosocial. También reciben una almohada y sábanas, un kit de aseo, espacios para almacenar su equipaje e incluso atención para las mascotas que llevan algunos de ellos.